sábado, 24 de febrero de 2018

JAULA

Mientras miro las horas,
llueven sobre el asfalto,
los días que mueren,
sin ser usados.
El tiempo hace prisión,
enjaulando mis sentimientos,
tormento enloquecedor, ya inventado.
Cae sobre mi mente,
segundo a segundo la ausencia,
perforando mi razón.
¿Ayer era verano?
¿Eras tú quien besaba mi cuerpo?
No estoy segura,
tal vez la fantasía se ha llevado,
mi realidad tras el sueño.
Hoy, aferrada a los barrotes del tiempo,
pienso en blanco y negro,
perdida en las sombras,
de los últimos versos,
que escribí en la pared
de mi jaula.

imagen: Nefel i Bata

viernes, 23 de febrero de 2018

SUEÑOS EN LA PARED

Dibujo en las paredes
paisajes que desconozco.
Viajo mientras el insomnio, 
hace de mi, maleta vacía,
pesado equipaje de nadas.
Ni siquiera la noche me ayuda,
a cerrar los párpados.
No me impide volar al otro lado,
donde la vida habla otros idiomas,
mira con otros ojos,
y deja de ser extranjera aquí,
para que lo sea yo, ahí.

Pienso sin querer en lo que desconozco.
Un escalofrío me encoje,
en posición fetal voy al otro del espacio en blanco.
La larga solitaria y polvorienta carretera texana,
abre sus rojas tierras donde arrastro mi sueño,
y mis pies con igual cadencia.
Resuenan las risas en el patio de luces,
mi gato se remueve en su cama redonda,
y miro el reloj, y el reloj me mira.
Son las cuatro y media.
Me queda otra pared para viajar en busca del sueño,
para soñar con la vida lejos de aquí,
con suerte si tropiezo con tu pared,
para soñar contigo.


Imagen: Google 

domingo, 18 de febrero de 2018

NAUFRAGO SIN PALMERA

A veces,
lanzo botellas al mar,
pidiendo socorro,
pero el mar, está seco,
y mis botellas no flotan,
en la arena.
Mi isla está en un vientre,
de otro ser que me gesta,
me parirá mañana,
o tal vez no deje que salga por su útero,
y deba salir por el alma gritando de dolor.
Todas las botellas se rompieron,
todas fueron a parar al arrecife,
empujadas por el viento de los errores,
gritando cristales desgarrados,
papeles ilegibles empapados.
Y me quedé allí, en la isla sin palmera,
naufrago de un día
donde yo misma fui frontera.
mabel escribano
d.r.
imagen: google

miércoles, 31 de enero de 2018

TESTIMONIO

Te paso el testigo de mi vida,
no trates de imitarlo.
Cometí y sigo cometiendo, 
demasiados errores,
tuve algún acierto,
espero tener alguno más,
aunque no te lo aseguro.
No me arrepiento de nada,
no me arrodillo ante nadie,
ni orgullo ni vanidad,
sentido común y la duda razonable.
No tengo vuelta de hoja,
son capítulos ya escritos,
mi novela es lo que leíste,
con un poco de suerte,
tendré un final más o menos grato.
Soy mi camino,
mis zapatos deformados,
por mi forma de andar.
En ocasiones uso plantillas,
otras me olvido.
Soy capaz de casi todo,
lo bueno y lo malo,
la inteligencia y la estupidez,
han germinado en mí,
con la naturalidad de quien es,
como yo soy,
tan sólo un ser humano. 


imagen: Propia 

domingo, 7 de enero de 2018

RENACER

Encierrame en tu cuerpo,
haz de mi sombra luz,
y de ella reposo.
Déjame acunarme en tu vientre,
ser piel incipiente,
naciendo y regenerandome en ti,
porque siento anhelos de renacer,
y no hay utero que me acoja.
Allí donde se forja la mente,
donde ser es un crecer continuo,
donde la célula llama al encuentro,
y el embrión crece sin miedo,
hazme un lugar, quiero dormir.
Dame tu líquido para mecer mis esperanzas,
escuchar la música de tu corazón nadando en tí,
necesito volver a ser.
Saldré de tu vientre con la suavidad de un pez,
no escucharas llanto alguno,
porque abriré mis ojos a tí y al mirarte,
sabré que la vida me ha vuelto a sonreir.
mabel escribano
d.r.
imagen; google

NOCTURNO

Me envolvieron sus ojos 
y me sentí, regalo de Navidad,
en julio...
Patiné por sus labios y
milagrosamente,
me retuvieron sus dientes
dejándome en un nirvana, blando y suave.
Me aprisionaron sus brazos,
dulce prisión que,
no me impidió bailar
con su cuerpo.
Fundí mis horas con las suyas
y un sudor de agosto,
nos llevó a la playa del placer,
en el sueño nocturno.

imagen: Google

viernes, 29 de diciembre de 2017

TE AMÉ


CARGA



Cargo con un sueño
entero dormido
medio sueño despierto
un lápiz viudo de un papel
y una goma que olvidó 
como se borran los errores.
Una mochila sin casa permanente
una permanente sin rizos
unos rizos ocultos
y las ocultas noches
de sueños eróticos
donde faltabas tú 
haciéndome de sábana.

imagen: Google

CUANDO HABLES DE MI

Cuando hables de mí,
habla de ti y sonríe,
porque fuiste en mi,
lo que en ti jamás fuiste.


imagen: google 

jueves, 21 de diciembre de 2017

COBARDIA

Porque no soy libre,
asumo la única salida que me dieron,
la llave de la palabra,
en el bolsillo de mi mente.
En ocasiones la encierro,
para que no me muerdan los lobos.
Porque soy humana,
a veces, inevitablemente,
también soy cobarde.

imagen: google

domingo, 17 de diciembre de 2017

LLANTO


De todas las noches,
conservo aquella en la que lloraste
sin contener la emoción.
Como llora la lluvia,
muriendo desde la nube.

SABER DECIR ¡ NO !

No aprendí a decir "no",
hasta que un día,
el sólo encontró el camino,
para salir de mi boca,
enseñándome a cerrar la puerta
de mi "si" costante.

TE DESNUDO

Te desnudo
caminando por las calles,
te robo el abrigo de, 
tu profunda mirada,
la agitación de tus senos,
percibiendo mi deseo,
el suave movimiento de tu melena,
sobre tus perfectos hombros.
Acaricio tu cuello,
tan firme como tu voluntad,
quedándome los posos de tu cordura.
Cojo prestados tus labios, tan sólo un instante,
mordiendo de ti,
la verdad que me alimenta,
voz y murmullo de tu palabra.
Te desnudo,
evitando los coches,
dejando que parpadeen los semáforos,
y rasgo la blusa de tus silencios,
buscando el sostén de tus suspiros.
Beso de ti, la piel que te contiene,
el aroma de verdad,
la fidelidad de tu aliento en el mío,
mientras me moja la envidia de la lluvia,
que no sabe de tu abrazo en el lecho.
Te desnudo,
pensando en hoy,
evitando el mañana que seguiré,
haciendo lo mismo que hago ahora,
mientras camino sin ti,
pero contigo entre mi alma y mi cuerpo,
que sé, también desnudas.
mabel escribano
d.r.
imagen: Google

viernes, 15 de diciembre de 2017

AMISTAD

Vendrán a mí las nubes preñadas
de tu llanto y sufriré contigo
la húmeda caricia de la lluvia.
No secaré tu cara,
no abriré mi boca,
me quedaré quieta a tu lado.
Cerraré los ojos,
dejaré escapar el pájaro de mi alma,
sobre la nube que te cala hasta los huesos,
ese dolor que no puedo paliar.
Quieta asistiré al duelo de tu desesperanza,
pero sabrás que estoy,
pese a tu lluvia ácida de dolor,
junto a ti, sin buscar resguardo
ni asirme al paraguas de la excusa.
mabel escribano
d.r.
imagen: google

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Se me ha caído 
un trozo de melancolía.
Botón descosido
de un triste hilo deshilachado
de mi añoranza por ti.

mabel escribano
d.r.
Imagen: google