jueves, 12 de octubre de 2017

TORMENTO

Sus muslos son el camino
de la ambición de mis manos,
su boca, la fuente donde muere,
la insaciable sed de la mía.



imagen: Red 

PREDISPOSICIÓN

Siempre fui un ser predispuesto.
Nacer mujer,
predispuso a mi padre, 
a predisponer a otro hombre
para que según él, cargase conmigo.

Mi condición,
predispuso al hombre a "protegerme de mi misma"
y para ello, me predispuso a ser esposa para que fuese madre.
Fui madre, todavía lo soy,
eso es, hasta que la muerte nos quite el diploma.
Y pasé mi vida predispuesta a que los otros,
predispusieran sobre mi docilidad.
Hasta que un día,
alguien me dijo que,
era mentira lo de nacer,
para que otros decidieran mi predisposición.
Y me predispuse a creerle,
y poco a poco me fui enfadando,
luego me irrité,
me enfurecí,
y me di cuenta de que,
todos aquellos que me habían predispuesto,
eran mucho más débiles que yo.
Era difícil desnudarse en público,
frente a tanta gente predispuesta,
a ser la mano de un dios sin mirada.
Y me desnudé de la predisposición,
sin tapar mis senos,
sin tapar mi sexo,
sin esconder mi alma
Cerré los ojos para no verlos babear,
por no oír sus voces,
escuché el canto de los pájaros metálicos,
de las campanas insertas en los libros,
del rumor del mar,
del viento paseando por las hojas de los árboles,
y fui liberada de mi docilidad,
de mi sumisión,
del miedo a no ser.
Y quise no estar con nadie "predispuesto/a",
supe del caro precio de aquella pseudo libertad,
y sin regatear, pagué y seguí pagando largo tiempo.
Ahora me veo en el ayer y no me reconozco,
paso por la memoria y quiero negarme,
pero no puedo.
Aquella "predispuesta" a no ser nada imprevisto,
era yo,
aquella que decía SI, queriendo decir NO,
era yo,
aquella que temblaba ante los gritos y los palos,
era también yo.
Creo que me enterraron de a poquitos,
pero me enterraron, y el trozo que quedó sin tierra,
lo arrastré para sepultarlo con mi propia mano.
Ya no queda nada en mi PREDISPUESTO,
salvo mi corazón a ser enamorado.

imagen: Google 

lunes, 22 de mayo de 2017

LA MUERTE DEL DÍA ANÓNIMO

Aquel día se había muerto,
en plena calle,
y nadie quería enterrarlo.
Se apoderó de la gente,
pánico a un posible contagio.
El día siguió poniéndose cada vez,
más rígido y cetrino
oliendo a humedad y a pobre,
que nadie quiere tocar por si se ensucia.
No hubo un juez para levantar el cadáver,
solo un pequeño abrió su mochila,
y sacando el babi del colegio,
le tapo la cara con un gesto piadoso.
Dicen que lo enterraron a escondidas,
en una tumba común.
En el atestado no figuró un nombre,
era un día anónimo, sin pedigrí,
como otro cualquiera.


imagen: ilse-bing

sábado, 17 de diciembre de 2016

TE DESNUDO

Te desnudo
caminando por las calles,
te robo el abrigo de, 
tu profunda mirada,
la agitación de tus senos,
percibiendo mi deseo,
el suave movimiento de tu melena,
sobre tus perfectos hombros.
Acaricio tu cuello,
tan firme como tu voluntad,
quedándome los posos de tu cordura.
Cojo prestados tus labios, tan sólo un instante,
mordiendo de ti,
la verdad que me alimenta,
voz y murmullo de tu palabra.
Te desnudo,
evitando los coches,
dejando que parpadeen los semáforos,
y rasgo la blusa de tus silencios,
buscando el sostén de tus suspiros.
Beso de ti, la piel que te contiene,
el aroma de verdad,
la fidelidad de tu aliento en el mío,
mientras me moja la envidia de la lluvia,
que no sabe de tu abrazo en el lecho.
Te desnudo,
pensando en hoy,
evitando el mañana que seguiré,
haciendo lo mismo que hago ahora,
mientras camino sin ti,
pero contigo entre mi alma y mi cuerpo,
que sé, también desnudas.

imagen: Google

INTIMA AMISTAD

y tu cuerpo le pidió al mío,
un apretón de manos entrelazadas,
de brazos abrazados,
de pechos flotando entre pechos,
de vientres, hablándose dulcemente,
de ombligo a ombligo,
una íntima amistad,
que durase para siempre.

imagen: Thierry Bansront

LA LUZ DE SU SONRISA

Hay luz bajo el puente,
entre harapos y cartones,
una niña sonríe.
Pudiste ser tu, pude ser yo,
pero es ella quien pone luz
a la miseria que,
ni tu ni yo hemos podido impedir.

imagen: Google

ELLA ESPERA

Nadie regresa,
sus ojos miran,
su mente piensa,
espera, no deja de esperar,
y la calle permanece vacía
¿Hablarán entre si, los adoquines?
Nadie vuelve,
sus manos caen lacias,
haciendo compañía a sus costados,
manos vacías,
solas sin las suyas,
pero duermen en ellas su calor,
el olor a su perfume
aquella suavidad...
Las ruedas de los coches,
llevan la música del que retorna
no son sus pasos,
es el muchacho alocado,
sobre el patín haciendo equilibrios,
el anciano y su perro,
el perro y el anciano,
el pájaro en suelo,
dando pequeños saltos,
y la vereda vacía,
sin rastro de su imagen.
Dice el periódico,
que nadie regresa,
ella sabe que debe esperar,
un poco más.
Hasta que calle la calle,
hasta que pase el viento,
y despeine al árbol,
hasta que lluevan poemas,
como los que le escribió,
cuando le daba el sol,
a través del cristal y sonreía,
pronunciando su nombre.
Los que saben,
dicen que no regresan,
pero tal vez, no lo hacen,
porque nadie les espera.
Ella espera, sin desesperarse,
no deja de esperar, hace ya mucho,
y el muchacho vocea el periódico,
y una pareja se besa,
y la luna quiere salir,
aunque una nube no la deja.
Son las muchas,
los muchos,
los años,
las nadas,
y ella, sentada al borde de la vida,
espera.

imagen: Jeanne Moreau

viernes, 2 de septiembre de 2016

USTED...


Usted tiene un "algo indefinido".
un saber estar, aún no estando.
Una sonrisa llena de melancolía,
que erotiza su cuerpo de la raíz
de su melena, al tacón de su zapato.
Mirada insinuosa,
promesas llenas de futuros pecados.
Usted tiende al arrebato,
a esa cosa que ni pica ni endulza,
algo así como un beso inacabado.
Seductora, sabiéndolo o sin saberlo,
apasionada con un punto amargo,
sujetador que se resiste, mientras se insinúa,
a ser desabrochado.
Usted me tiene, aunque no me tenga,
enloquecida, por hacerla el amor,
en algún lado.




 imagen Karl Rothenberger

domingo, 17 de julio de 2016

DE AMOR Y BARRO


Sobre blancas arenas,
van cayendo las lágrimas
que los ojos de mi amor liberan.
El mar sigue plano,
el cielo azul deja volar las gaviotas
entre suspiros de vientos imperceptibles.
Los ojos de mi amor se enturbian,
yo lo sé,
porque los míos se humedecen,
y gota a gota persiguen el llanto que ella deja.
Sobre la tierra roja, y la blanca arena
sus lágrimas y las mías, se besan desde lejos,
formando un pequeño mar
de amor y barro.




 imagen: google

miércoles, 13 de julio de 2016

LA MEMORIA PERDIDA -A mi dulce amiga Matilde-


Se cierra el espacio de la memoria,
entonces...
Todos los días son nuevos,
aunque todas las caras se desvanecen.
Ella intuye que me conoce,
deja que bese su frente,
prende mi brazo con firmeza
mientras me dice...
"Si me dejaras aquí sola, me quedaría quieta y lloraría"
Le digo que no la dejaré nunca sola,
que no tiene sentido, que sin ella,
yo también lloraría perdida
en la calle de la gente que sabe quien soy,
pero me ignora.
entre el tráfico sin saber hacia dónde ir.
Y su sonrisa es un regalo,
su brazo se aferra al mío y vuelve a preguntarme
¿Por qué no me acuerdo?
La contesto como siempre,
con las mismas palabras,
con iguales acentos.
"Porque así todos los días son nuevos,
todos los estrenas por primera vez.
Mira, los míos son viejos,
los tengo repetidos en la memoria y en el alma".
Juntas regresamos,
ella asombrada -como todos los días-
de la amplitud de las aceras,
de lo familiar del paseo,
yo del camino de su sonrisa,
aferrada a la barandilla de sus emociones,
siempre recién estrenadas,
como su traje nuevo de entonces,
en aquellos lejanos Domingos de Ramos.




 imagen; google

lunes, 11 de julio de 2016

TE DIJE



Te dije...
que no irías a ninguna parte,
que ésa senda, ya la anduvimos,
y fue un error, como tantos.
Te dije...
que no es bueno querer caminar,
con los zapatos de otro,duelen,
y el otro, sin ellos, sangra.
Ya ves,
creí que entendías,
la razón de mi llanto,
la desesperación de haber tenido,
lo imposible a mano y no ser capaz
de alcanzarlo.
Te dije...
Y ahora eres tú,
quien está llorando.



 imagen:Leticia Casta

DESAHUCIADAS


Escondida bajo el puente de nuestra fantasía,
ha nacido la casa, donde mi amor y el tuyo habitan.
Deshauciadas de esa vida común, que otros tienen,
aún somos capaces de sonreír,
tomarnos de la mano y hacer el amor sin miedo,
desnudas, frente a las estrellas.
Bajo el puente que habitamos,
fluye un pequeño río de esperanza,
pasa discreto, sin inundar el espacio
en el que acomodamos lo que no tenemos,
adornándolo con todo aquello que sentimos.

 
 
 imagen: Francine Van Hove

EVA


Un reloj parado
en la esquina del mundo
ese mundo sólo mío
limitado por mi cuerpo,
rodeado del agua
de mis carencias,
por todas partes,
menos por una,
aquella por la que te parí,
por suerte mía.




imagen: Xavier Ogaya

UN SENTIMIENTO


Usted que ha entrado en mi alma,
sin pedirme permiso,
sin darme su nombre,
sin decirme para qué
o porqué ha venido,
seguramente,
es un cualquiera sin apellido.
Podría denunciarle por acoso
a mi corazón,
por enturbiar mi memoria,
por apartarme de este poema,
que ya no se lo que es,
tal vez como usted,
un poema sin nombre.
Ya se que no se llama amor,
aunque llamamos a tantas cosas
"amor",
tampoco deseo,
ni fantasía,
ni lujuria,
ni tan siquiera cariño.
Usted podría llenarme de calma,
aunque ahora mismo,
me desasosiega.
Salga, por favor,
déjeme seguir con mi tarea,
luego, si quiere
podremos hablar,
mirarnos,
preguntarnos,
sobre todo, preguntarle, yo
¿Cómo se llama usted?
No tiene cara de ser,
un sentimiento cualquiera.




 imagen: artem-zhitenev

JUEGO DE EROTISMO


Me gusta mirarte,
como se mira desde el hambre,
con ganas de comer,
sin querer saciarse.
Me gusta tu silencio,
enredándose en el mío,
provocando con la mirada,
el deseo no pronunciado,
y esa calma desesperada,
de las manos que quieren,
y no pueden tocar todavía,
esos dedos tensos en la espera,
de la sonrisa cómplice,
mágica señal de salida,
carrera hacia la piel y el placer.
Me gusta desear que me desees,
hincando tu mirada,
sobre la yugular de mi líbido,
que se abre aurora,
de una noche en guerra,
sin otras armas que la magia,
de tu erotismo vestido de raso,
y el mío desnudándose,
sólo para tus ojos.



 imagen: Loris Kraemerh